SECCIONES

15/12/11

Pau, moneda de cambio

Estaba cantado que con los nefastos Play-offs que protagonizaron los Lakers la pasada temporada, cuando se abriera el período de fichajes iban a buscar dinamita que explotar para su equipo. Buscando una revolución instantánea, el equipo angelino puso a la venta a toda su plantilla a excepción de su jugador franquicia, Kobe Bryant. Esta operación incluye a uno de los jugadores más importantes en los últimos años, Pau Gasol.

De momento el histórico equipo californiano ha cerrado la venta de Lamar Odom a Dallas a cambio de "humo" - dos rondas de draft de los Mavericks, que son poca cosa, y un margen salarial de 6 millones y medio de dólares para negociar con agentes libres - y buscan salida a jugadores como Meta World Peace, antes conocido como Ron Artest, la promesa estancada Bynum y el fantástico pívot Pau Gasol.

Lakers querría que estos jugadores, además de los suplentes, estuvieran en una negociación en la que se incluiría a Howard y Paul para que recalaran en Los Angeles. Se intentó que el jugador español fuera Houston en una negociación a tres bandas entre Lakers, Rockets y Hornets, negociación que estuvo a punto de cumplirse si la NBA no lo hubiera impedido. Después salió el nombre de los Magic que recibirían a Pau y Bynum a cambio de Howard y Turkoglu, algo que no se contempló. Gasol fue tratado como una mera mercancía a la que se podía llevar de un lado para otro sin ni siquiera su consentimiento.

Ahora, Chris Paul se marchará a Los Clippers y formará junto a Griffin y Bledsoe una de las plantillas más prometedoras de la temporada. Los Magic se muestran poco receptivos a que su jugador estrella, Dwight Howard abandone el proyecto. Lakers se queda sin objetivos aparentes para reformar su plantilla y se ve viable que Pau no abandone el club.

En mi opinión, es normal este tráfico de jugadores, pero creo que hay jerarquías. Gasol ha sido más que determinante en los dos últimos títulos y ha demostrado que en la pintura está entre los mejores. Su juego interior es eficaz tanto a la hora de atacar como de defender. Creo que los Lakers deben centrarse en otros problemas, como el tiro exterior o un base pasador, antes que deshacerse de una estrella y cambiarla a precio de saldo.

La historia bajo sus pies

En el mundo del fútbol, aunque seas un mago del balón y tus pericias encandilen a todos los amantes de este mundillo, los títulos son soberanos y quien diga lo contrario, miente.

Cuando estás en el Olimpo, tus títulos suelen ser equitativos a tu dominio del balón. Un ejemplo claro es el de Zidane, cuya clase y elegancia traspasaba fronteras. Ganó todo lo que un jugador desea y además siendo el buque insignia de todos aquellos equipos con los que lo consiguió. Por ello se le catapulta hasta la cima del fútbol, codeándose con jugadores como Pelé o Maradona.

Ahora mismo, en la explosión del fútbol de posesión, donde el Barça es el modelo a seguir, aunque este modelo no es la única forma de jugar al fútbol y obtener resultados óptimos, su líder en el terreno de juego, Leo Messi está llamado a ser el mejor futbolista de todos los tiempos. A sus 24 años presume de tener ya galardones suficientes para desbancar a todos los futbolistas de la historia, pero sigue habiendo un escollo en su arduo camino.

Leo ha superado cualquier obstáculo que se le ha puesto por delante. Que sea el mejor jugador del mundo ya no da lugar a las dudas. Nadie está a la altura y ni se le acerca. Pero parece que decir que no ha habido nunca nadie así, son palabras mayores. Demasiado exageradas dirían algunos. Y es que al delantero del Barça le queda vencer en la más difícil de las batallas.

Parece indispensable que debes ganar un Mundial para pasar realmente a la historia. Seguramente Messi consiga romper todos los récords en cuanto a registros goleadores, títulos, premios individuales... pero la conquista del título mundial se vuelve una tare hercúlea.

Los detractores se apoyan en este punto para ver exagerada la opción del azulgrana de ser el mejor futbolista de todos los tiempos. Algunos ven en el DNI otra excusa favorable, alegando que le queda mucho por delante y que todavía es pronto para catalogarle de tal manera.

Lo cierto es que por méritos no será. Su fútbol dinámico y eléctrico provoca el éxtasis entre los aficionados. Consigue que cualquier forofo del mundo se rinda ante su superioridad. Le da lo mismo el rival, Messi siempre rinde a un gran nivel.

Sin duda, el pensar que está entre los mejores es ya una realidad incuestionable, y afirmar que nadie ha llegado a tan exhuberante nivel deja de ser una exageración y se va convirtiendo en un credo en el mundo del fútbol. Aunque no gane nada con Argentina, hay un antes y un después con Leo Messi.

Negocio NBA

Con la resolución del lock-out en la NBA, se dio paso al baile de fichajes. Los equipos tenían prohibido negociar durante el parón, por lo que los dirigentes se pusieron manos a la obra en cuanto se abrió la veda.

El primer paso fue la repatriación de los jugadores que habían apostado por jugar fuera de EEUU durante el lock-out. Así, jugadores como Kirilenko, Rudy Fernández, Serge Ibaka o Deron Williams, dejarán sus actuales equipos y volverán a la mejor liga del mundo.

Ahora toca pisar el acelerador, ya que el tiempo de fichar se reduce a prácticamente u mes, por lo que los despachos deberán echar humo para conseguir contratos favorables lo antes posible.

Muchas estrellas se verán involucradas, como todos los años, en este vaivén que es el mercado NBA. Los jugadores, que suelen tener contratos muy jugosos, no tienen apenas palabra a la hora de ser traspasados. Son pura mercancía y pueden acabar en cualquier equipo.

Jugadores estrella como son Marc Gasol, Chris Paul, Dwight Howard o incluso Pau Gasol podrían protagonizar los traspasos más sonados de este período. Debido al sistema de fichajes que manda en la NBA, serán muchos los jugadores que hagan las maletas para poner rumbo a un nuevo destino, que tal vez le deporte a una ciudad a la otra punta del territorio norteamericano.


13/12/11

El clásico despeja dudas

El Real Madrid llegaba con ventaja, tanto matemática como anímica a la gran cita del fútbol español. Sus 15 victorias seguidas avalaban al equipo de Jose Mourinho. En cambio, la escuadra de Pep Guardiola mostraba signos de debilidad lejos de su feudo y partían al Bernabéu, sin presión y dejando el papel de favoritos a su erterno rival.

No dio tiempo apenas a ver el planteamiento táctico de los dos equipos cuando el Real Madrid se adelantó en el marcador. Fue a los 20 segundos, después de un error de Valdés y una serie de rechaces que acabaron en la bota de Benzema, que batió sin dificultad al portero azulgrana. No podía empezar mejor el partido para el club blanco que veía como se podía poner fin a esa hegemonía que ostentaba el Barça a sus visitas al Bernabéu. La parroquia madridista estaba eufórica y eso se transmitía en el terreno de juego, donde los hombres de Mourinho se desgastaban en la presión e intentaban frenar la circulación del rival. La agresividad de los primeros minutos pasó factura al Madrid que se iba rindiendo poco a poco y dejando más espacio a la imaginación culé.

Fue en una de esas acciones donde Messi recogió un balón donde ningún mortal pondría en aprietos a su rival. Nadie, excepto Messi. Se marchó con una aparente facilidad de sus dos marcadores, Lass y Alonso, atrajo la atención de Ramos para cuando el sevillano se acercó, lanzar un pase al hueco al descomunal Alexis que aprovechó la pasividad de Pepe para cruzar el balón desde la frontal. Empate a uno y el equipo de Pep se venía arriba.

Previamente Cristiano tuvo en sus botas el 2-0 que hubiera dejado mermadísimo al club culé, pero erró un remate aparentemente fácil en la frontal del área. No fue la noche del portugués.

Tras la reanudación del juego, el Barça llevó la batuta del partido durante todo el encuentro. Dominaba con una facilidad pasmosa, sustentado por los pilares en el medio campo cómo fueron Busquets y el impresionante Xavi. Dani Alves puso el oxígeno en la banda derecha, llegando con facilidad y el manchego Andrés Iniesta puso la magia.

El Madrid por su parte seguía intentado presionar con fiereza, pero se dejó la gasolina en el vestuario. Di María, el mejor de los blancos la primera parte, buscaba con ahínco el desborde, pero seguía fallando en el pase. En el segundo tiempo dejó más sombras que luces, cómo todo el equipo de Mourinho.

Pronto llegó el segundo gol del Barça, que mató casi por completo al Madrid. Xavi voleó un balón muerto en la frontal del área, que rebota en Marcelo y cambia por completo la trayectoria del disparo. Llorando entraba el balón mientras Casillas intenta una desesperada estirada que no evita el segundo tanto azulgrana.

Con esta acción el Barça se echaba más encima el partido y a base de magníficas combinaciones, mareaba al Madrid que corría sin sentido, hipnotizado por el vaivén del balón. La gran virtud del equipo de Guardiola es que aunque el partido esté vertiginoso, con una velocidad inhumana, sabe cuando pararse con el balón, y buscar otras opciones que no sean atacar directamente la portería del rival.

Ronaldo volvió a tener el gol, esta vez con un testarazo fallido. Un centro magnífico de Alonso, fue rematado por el portugués de una manera cuanto menos lamentable. El gol estaba cantado ya que detrás de CR se encontraban Pepe y Ramos en una posición envidiable para empatar el encuentro. El Barça salía vivo de esa acción y dispuesto a sentenciar el encuentro.

Mourinho movió el banquillo para intentar revolucionar el parado juego de su equipo. CR se había estancado y cada vez que tocaba la bola, ocasionaba una pérdida de balón. Benzemá apenas encontraba desmarques y tenía que trabajar de espaldas a la portería, dando otras opciones que no eran ofensivas. Özil, agotado, dio paso a Kaká que daba otras opciones e intentaba al menos, cosas nuevas. Lass, quien había anulado bien a Messi durante la primera mitad, fue sustituido debido a su tarjeta y a que estaba haciendo oposiciones para que le expulsarán. Khedira entró, pero al que realmente beneficio este cambio fue al Barça que encontraba más huecos ya que el alemán, un jugador tácticamente fantástico, no es tan válido en tareas defensivas tan arduas como marcar a Messi o a Iniesta.

La tónica del partido seguía siendo la misma. El Madrid, quien necesitaba el gol, apenas inquietaba, ni siqueira cuando salió Higuaín por su compatriota Di María. Mal cambió. Se perdió profundidad y el equipo blanco se ahogaba en el medio. Por su parte, la escuadra culé encontró en Iniesta el faro en el que depositar todo el juego ofensivo. Un recital a la altura de las mejores orquestas sinfónicas. Su juego ofensivo fue tan agresivo como delicado. Impresionante demostración de como un futbolista puede tratar tan bien el balón humillando a los rivales. Cualquiera que se acercaba sabía que iba a sufrir la tremenda calidad del español. A base de una conducción perfecta, de amagues, de quiebros, de ese "uno-dos" tan caracterísitico, Don Andrés deleitaba a cualquier amante del fútbol. Coentrao, que ya había dejado claro esta temporada que los 30 millones pagados por él fueron una estafa, demostró en la noche del sábado que no había nacido para defender. Se llevó todos los regates posibles.

Con está clase de fútbol, apareció Messi, otra vez a 40 metros de la portería. No importaba, Leo es peligroso hasta en el túnel de vestuarios. Agarró el balón, condujo por la autopista que era el medio campo del Madrid, se escoró timidamente y soltó un perfecto pase a Alves quien era dueño y señor de la banda derecha. Marcelo se debió perder en el segundo tiempo, ya que nadie pasaba por allí para impedir que el brasileño pusiera un centro perfecto al segundo palo, donde Cesc se adelantó al pusilánime Coentrao y en plancha, finiquitó el encuentro.

La respuesta del Madrid fue vana y pobre. Sin  inventiva alguna, los blancos aceptaban la dura derrota. Un par de jugadas de Kaká en las que internó con acierto en el área y algún que otro lanzamiento de falta errado de Cristiano fueron los únicos atisbos de fiereza que mostraba un desconocido Madrid. El baño del fútbol fue épico y si el partido hubiera durado 10 minutos más, la derrota pudo haberse incrementado.

Lo más destacable sin duda, es la perseverancia en el juego del Barça, quien no renunció a su estilo, a pesar de ir perdiendo desde el primer minuto. Xavi e Iniesta, los mejores sin duda del Barça. Alexis se reivindica con un partidazo y hace muy difícil que Villa vuelva a ser indiscutible.

Por su parte, el Madrid salió fuerte pero sin reacción. No creaban suficiente peligro y su "estrella", el portugués Cristiano, se vuelve a estrellar en un partido de importancia. Lo positivo es pensar que puntuando en Sevilla el Madrid sigue siendo líder y que a pesar de la derrota, en la fase regular, tanto en Champions como en liga, estaban siendo el mejor conjunto de Europa.

28/11/11

El Madrid se lleva el Derbi

Se repite la misma historia. De nuevo el Madrid pasa por encima de su gran rival en la capital española, el Atlético de Madrid. Lo que se preveía como un duelo bastante desigual debido al desnivel que se apreciaba entre las dos plantillas, empezó con una batalla a cara de perro en la que el Madrid tenía la posesión del juego pero ni siquiera atisbaba la portería defendida por Courtois.

El conjunto colchonero apretaba fuerte e interrumpía la circulación de balón por parte del Madrid. La buena presión sobre Xabi Alonso provocó un cotocircuito en los blancos. No se movía el esférico con fluidez y el Atleti tenía cada vez más presencia ofensiva.

Fue entonces cuando una buena combinación por banda derecha terminó con Adrián batiendo a Iker Casillas. El delantero asturiano está de dulce y se aprovechó de una situación dudosa para adelantar a los suyos. Los rojiblancos daban la sorpresa en el feudo blanco.

Pero la alegría duró poco ya que en un pase filtrado por la defensa atlética y que recibió Benzema, llegaría el empate. El francés consigue birlar a Courtois que no puede hacer otra cosa que llevarse al madridista por delante. Penalti claro y expulsión. Ronaldo hizo el empate desde los 11 metros.

La balanza ahora se decantaba para los locales. El equipo de Manzano, mermado por el empate y con un jugador menos intentó en vano proteger ese punto con un sistema defensivo que aislaba a Salvio y a Adrián arriba. El Madrid se aprovechó de la situación y de la mano de Alonso el juego volvía a ser fluído.

Después de unas cuantas oportunidades, el equipo de Mourinho dejaba sentenciado el encuentro, ya que del Atleti poco se volvería a ver, con el tanto de Ángel Di María. Una internada de Ronaldo, pase de la muerte y definición perfecta del extremo.

Gonzalo Higuaín también tuvo su momento de gloria en el partido ya que fue clave en los dos últimos goles blancos. El delantero argentino se reivindicó con una gran actuación y demostró que es capaz de ser titular en el equipo blanco. Primero le birló el balón a Godín que estuvo lento en despejar. Quebró bien a Asenjo y sentenció el encuentro.

Poco después el argentino del Real Madrid y el defensa del Atlético volvieron a protagonizar una jugada que acabaría en gol a favor de los locales. Una buena combinación entre CR e Higuaín acabó con este dentro del área dispuesto a perforar de nuevo la portería rojiblanca, pero Godín le derribó antes de que el "Pipita" consiguiera su objetivo. Penalti y expulsión. CR volvió a ejecutar la pena máxima y el Atleti sólo quería que Mateu Lahoz señalase el fin del encuentro.

Otra victoria blanca en el derbi. El Atleti lo intentó al principio con casta y valentía, pero se vio doblegado por un potente Madrid y por las circunstancias arbitrales, sobretodo por esa tempranera expulsión.

24/11/11

El Madrid sigue imparable





Otra lección de fútbol ofensivo fue la que dio el pasado martes el Real Madrid. Cierto es que enfrente tenía un rival menor como el Dinamo de Zagreb, pero el dominio mostrado por el conjunto blanc fue más que alentador para pensar en un futuro en Cibeles.


Dejando de lado lo que ya sabemos, que el Madrid ha evolucionado de sobremanera en aspectos tan imprescindibles como el control de balón, agresividad de cara el gol y puesta en punto de futbolistas que parecían estar desmotivados, el Madrid se eirge en lo más alto del fútbol mundial con la única premisa de hacer papilla a sus rivales. La velocidad de su juego es su arma más letal. Son campaces de combinar de tal manera que en menos de diez segundos el balón pasa de Casillas y la red rival, ya sea rematado por Ronaldo, Benzemá o Higuaín.

Todo este potencial se traduce en un mayúsculo trabajo de José Mourinho que ya ha moldeado al Madrid según su idea. Un fútbol potente, vertiginoso, de presión, dónde no se permiten brazos caídos y ni mucho menos gente parada, deambulando por el campo. Y además, gracias a la calidad que atesoran los hombres del medio campo como Ozil, Kaká, Di María y por supuesto X. Alonso, el fútbol de toque y precisión también tiene hueco en el equipo merengue.

Ahora que vamos a arrancar la recta final para el gran Clásico del fútbol español, el Madrid parece incluso tomar ventaja ante un siempre favorito Barcelona. Ese día será el cénit de la fiesta del fútbol. Un choque de estilos que el año pasado vivimos en primer plano en todas las competiciones y que puede llevar revancha en esta temporada.

17/11/11

Continúa el Lock Out



Sigue sin aclararse nada en la NBA y cada vez se ve más lejano un posible acuerdo entre jugadores y presidentes. Muchos jugadores que decidieron esperar a que todo se aclarase, deciden ahora emigrar a otros países en busca de competición. El último caso es el del ala pívot brasileño Thiago Splitter quien deja los San Antonio Spurs y recala en el Valencia. Una incorporación de lujo ya que el ex de TAU es uno de los jugadores más talentosos y que a buen seguro hará una gran campaña.

Este es sólo el último de los múltiples casos que se han dado. El primero en dejar la mejor liga del mundo fue Deron Williams. El imaginativo base dejo los Nets de New Jersey para enrolarse en las filas del Besiktas. De Williams, pasando por grandes estrellas europeas como Tony Parker o Andrey Kirilenko deicidieron volver a Europa para seguir con el ritmo de competición. En España se frotan las manos. Ibaka y Rudy Fernández ya han sido refuerzos de lujo para el Real Madrid. El Barça sigue a la espera de que los Gasol se cansen de un acuerdo y formen oficialmente parte de la plantilla. Así como José Calderón quién es uno de los que guardan más esperanzas, podría volver a la liga Endesa,.

Y ya no sólo se habla de repatriar jugadores españoles. En los últimos días grandes estrellas de la mejor liga del mundo han sido relacionadas con equipos de la Liga Endesa. Zach Randolph, Kevint Durant e incluso Dwight Howard podrían hacer las maletas y venir a España.

Y mientgras tanto la cípula de jugadores y directivos no llega a una cuerdo claro y se prevé que las negociaciones sigan siendo largas y duras. Tampoco se atisba una mejoría por lo que parece ser que este año nos podemos quedar sin disfrutar de la mejor liga del mundo.

16/11/11

ESPAÑA SE ATRAGANTA EN COSTA RICA



La Selección Española tuvo un complicado paso por Costa Rica, dónde sólo pudo arrancar un empate y en el tiempo extra. No hay que encender alarmas a pesar de los dos últimos resultados, ya que al ser de carácter amistoso, la selección no se impuso la presión de otras citas. Lo más reseñable del partido de ayer fue la alegría porque ningún jugador del combinado nacional sufrió algún tipo de lesión, cosa que preocupa mucho a los clubes y con razón, ya que este tipo de amistosos son inútiles y además peligrosos; y la superación del récord de partidos internacionales que ostentaba Andoni Zubizarreta y que ahora pasa a ser de Iker Casillas.

Por lo demás, España se durmió en la primera mitad. No triangualaba, apenas combinaba, erraba pases sencillos y no llegaban a puerta. Costa Rica por su parte jugó un fútbol muy directo, con contraataques inteligentes y que pusieron en serios apuros a la zaga española. Con tres futbolistas de calidad como eran Bryan Ruiz, Brenes y Campbell -grata sorpresa se llevaría Wenger con el joven futbolista, ya que apunta maneras de crack- desarbolaban el sistema defensivo de La Roja.

La primera mitad fue para Costa Rica quien se adelantó en el marcador por parte de Brenes y tras un error del capitán español, Iker Casillas. El error no fue otro que querer jugar con los pies, algo que no se le da demasiado bien. El segundo tanto fue un disparo con mucha técnica de Campbell, quien ya había avisado con anterioridad y que en esta ocasión puso el esférico en la cepa del palo. Golazo.

España reaccionó en la segunda mitad gracias a la velocidad que ponían al juego dos magos del balón como son Iniesta y Silva. Una combinación de ambos dio como resultado el primer gol de España, obra del gran canario. El jugador del City sigue reivindicándose y pidiendo a gritos un puesto en el 11 titular. Un puesto sin duda merecido.

El segundo gol llegó en el descuento y a punto de finalizarse el encuentro. Santi Cazorla bota una gran falta y la coloca en el corazón del área donde esperaba David Villa que con un bonito cabezazo sellaba el empate y evitaba un ridículo mayúsculo. La selección pone fin a una semana negra en la que ha perdido frente a Inglaterra y rascó un empate en tierras centroamericanas.

Por otro lado, se disputaron otros encuentros en el panorama internacional, como el Portugal 6-2 Bosnia que clasifica a los lusos para la fase final de la próxima Eurocopa. Alemania y Holanda también se enfrentaron, pero en amistoso que se saldó con un contundente 3-0 a favor de los alemanes quienes dan un  golpe sobre la mesa de cara a la próxima cita continental.

Al otro lado del charco, Argentina logró una victoria sobre una trabajada Colombia. Messi, el mejor del encuentro, dio destellos de su calidad y su rendimiento en el Barça. El crack argentino es el primero que quiere deslumbrar con la albiceleste. Los goles del propio Leo y de Agüero dieron la victoria al conjunto dirigido por Alejandro Sabella.